Aceite de lino, un poderoso aliado

Hoy queremos hablaros de un gran desconocido para muchos: el aceite de lino, el cual es muy beneficioso para nuestro organismo.

La planta de lino o linaza ha acompañado a las civilizaciones desde hace más de 5000 años, y la semilla que produce ha sido una parte importante de la dieta de los humanos. Se han encontrado cámaras mortuorias de la cultura babilonia donde hay grabados que describen los usos que se le daba a la semilla de linaza o lino.

El Padre de la Medicina, Hipócrates, dejó documentos en los que decía hacer uso de esta semilla para reconfortar los dolores estomacales, mientras que Teofrasto, un filósofo griego que realizó la primera clasificación de las plantas de acuerdo a sus propiedades medicinales, recomendaba el aceite de linaza o lino como un remedio para la tos.

El nombre científico de la planta de lino es Linum usitatissimum y existen dos variedades, una se utiliza para la producción de aceite y la otra para la producción de fibras textiles. De igual manera existen dos tipos de aceite de linaza, ambos se extraen de la misma semilla pero el tratamiento al que se someten para su extracción les otorga propiedades distintas. El aceite de linaza crudo de la semilla, extraído por presión en frío, es comestible y saludable, mientras que el aceite de lino que se extrae con un tratamiento químico y con calentamiento, no es comestible y se usa en la industria.

El aceite de lino es rico en Omega – 3 y especialmente en ácido alfa linoleico (ALA). Este es uno de los ácidos grasos esenciales para el organismo, necesario para el correcto funcionamiento del cerebro y el corazón. Este tipo de ácidos grasos omega 3, se encuentran en gran concentración en el sistema nervioso y también ejercen funciones importantes en casos de inflamaciones, artritis, etc.

¿Por qué es bueno incorporar el aceite de lino a nuestra alimentación? Pues porque es la mejor forma de proporcionar a nuestro organismo cantidades elevadas de ALA, ya que el aceite supera con creces su contenido frente al de las semillas o harina de lino ( las semillas aportan el 18% de su peso mientras que en el aceite la proporción de ALA alcanza el 58%)

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DEL ACEITE DE LINO

Os dejamos un pequeño resumen de todas las propiedades del aceite de lino o linaza, aunque como siempre, si queréis saber más podéis pasar a vernos por la tienda y os informaremos de todo ello:

  1. Alivio contra el estreñimiento: tanto en aceite (una cucharadita al día) como en semillas (añadiéndolas al yogur, zumo, panes, bollos, etc previo remojo durante la noche y tomadas en ayunas) aumenta la frecuencia de los movimientos intestinales.
  2. Disminuye el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares                                                                                                                 
  3. Ayuda al funcionamiento del cerebro: sus ácidos grasos omega 3 ayudan a
    combatir la depresión y el Alzheimer.
  4. Proporción adecuada entre los omega-3 y omega-6: el aceite de lino o linaza contiene una alta proporción de a-linolénico (omega-3) en relación al ácido linoleico (omega-6). Este equilibrio es básico para el metabolismo de las prostaglandinas que son moléculas importantes para la regulación de la inflamación, el dolor, la presión sanguínea, la función cardiaca, la función y las secreciones gastrointestinales, la función del riñón y el equilibrio de los fluidos, la coagulación sanguínea y la agregación plaquetaria, la respuesta alérgica, la transmisión nerviosa, la producción de esteroides y la síntesis de hormonas.
  5. Puede ayudar a prevenir hemorragias uterinas: ya que los ácidos omega-6 de las semillas de lino son en parte sintetizados en ácidos gamma-linolénico que a su vez estimula la producción de prostaglandina 1 (PGE1)
  6. Buen aliado en la Menopausia y como preventivo del cáncer de pecho: ya que posee fitoestrógenos, llamados Lignanos, en una proporción de 75 a 800 veces más que en cualquier alimento. Al favorecer el equilibrio hormonal, diferentes trabajos señalan sus propiedades “anticancerígenas”, favorece la disminución de las lipoproteínas LDL, inhibe la pérdida de masa ósea y compite con los estrógenos ováricos en los receptores mamarios. Su fibra (mayor efecto pues tomando la semilla) captura aquellos estrógenos no útiles y los elimina vía intestinal evitando que se acumulen en el pecho.
  7. Uso cosmético: Es un perfecto elixir para mejorar el estado general de la piel. El alto contenido en ácidos grasos esenciales, es un buen remedio para combatir el acné, afecciones de la piel como la psoriasis, eccemas, manchas, descamaciones… Son estos propios ácidos grasos los que tienen un efecto antiinflamatorio importante que es el que nos ayuda a eliminar estas afecciones y mitigar sus efectos de escozor y picor. Simplemente servirá con aplicarlo directamente sobre la piel y dejar que sea absorbido. También se aplica sobre las uñas para mantenerlas hidratadas y con un brillo saludable, incluso en uñas con algún problema como hongos, uñas quebradizas, etc ayudará a fortalecerlas.

Importante: El aceite de lino, una vez abierto, ha de guardarse en la nevera para evitar que se oxide y de esta forma se ponga “rancio”.

¿Queréis saber cómo incorporar el aceite de lino a nuestra alimentación a través de un desayuno saludable? Pues no os perdáis el próximo artículo 🙂